Berenjena con queso parmesano



Las berenjenas fritas con queso parmesano están increíblemente deliciosas.
Pueden servirse como aperitivo, plato principal o guarnición.
La receta es simple y tiene un efecto máximo. Lo que necesitas es tiempo para freír la berenjena porque es meticuloso.
Vale la pena intentarlo y tiene un sabor maravilloso cuando se sirve con salsa de tomate picante.

Ingredientes:
-3 berenjenas medianas
-queso parmesano
-2 huevos grandes
-harina
-sal y pimienta
-zumo de tomate (opcional)


Corta la berenjena en rodajas de 1 cm de grosor.
Sazona con sal todas las rodajas de berenjena y déjalas en un tamiz para escurrir durante 1 a 2 horas.
Luego, lávalas bien con agua fría y sécalas de nuevo.


Bate los huevos y mézclalos con 2-3 cucharadas de queso parmesano rallado, luego ponle un poco de pimienta.


Mete cada berenjena en la mezcla de huevo, luego introdúcelas en la harina y por último, fríe las rodajas de berenjena en aceite caliente. (Calienta el aceite a media temperatura)


Ve cocinando por tandas, fríe las rodajas de berenjena, volviéndolas hasta que estén doradas, varios minutos por horneada.


Ponlas en un papel de cocina para secarlas.


Haz lo mismo con lo que queda de la berenjena.
Puedes servir la berenjena sencilla o puedes espolvorearle queso parmesano por encima.


Precalienta el horno a 200 grados y coloca dentro la berenjena frita cubierta por queso parmesano.
Suele llevar 10 minutos.


Las berenjenas con queso parmesano están deliciosas tanto frías como calientes.
Una salsa de tomate con pimiento e hierbas aromáticas ofrece un sabor placentero y refrescante.
¡Que aproveche!