Clafoutis de cereza


Tiempo: 
Publicado: 
Categorías:Postres / Recetas con frutas / Recetas francesas /






Junio llega con una lluvia de cerezas jugosas, suaves y carnosas, anunciando el delicioso sabor del verano. Los franceses, muy sensibles a la llamada de la naturaleza, han creado este postre de ensueño, utilizando las cerezas más maduras y dulces: cerezas Burlat. Esta variedad de cerezas se caracteriza por un color rojo oscuro, casi negro, un símbolo de que son maduras.

El aroma original del clafoutis francés es una cálida seducción de vainilla y almendras, cerezas jugosas, todo en una tarta con notas delicadas de mantequilla y almendra molida.
Los maestros de los panaderos franceses están muy orgullosos de este famoso postre y me fue complicado encontrar esta receta en su versión original, francesa. El secreto francés consiste en usar una mezcla de harina, almendra molida (para un sabor más distintivo y una textura más rústica), siempre pon crema en la composición y… deja las cerezas completas con los huesos.
Al dejar las cerezas con huesos, su jugo no se pierde en la tarta. Cuando la tarta esté horneada con las cerezas completas, el sabor sutil a almendras enriquece la masa (por los huesos).

Las cerezas Clafoutis son un postre creado originariamente en la región de Limousin (en Francia), famosa por su variedad de cerezas negras (pero esta tarta puede también estar hecha con bayas, albaricoques, nectarinas, etc.).
El clafoutis tiene un “je ne sais quoi” (“un qué se yo”) típicamente francés: la masa de la tarta sabe como el pudding y el crepe. Esta combinación original francesa de colores, olores y sabores, inspirada en el inicio del verano, que rápidamente conquistó al mundo. Los chefs franceses no conciben un menú de junio sin “Clafoutis aux cerises”. Ésta es su forma de anunciar a los clientes que es verano.

No te preocupes, la receta es fácil, tienes sólo que hacer una masa, más fluida que la de los crepes.

Ingredientes:
-un plato lleno de cerezas negras maduras (unos 600-700 gramos)
-50 gr de harina
-50 gr de maicena (almidón o harina)
-100 gr de almendra molida
-3 huevos grandes
-250 ml de leche
-150 ml de crema
-175 gramos de azúcar o fructosa (incluso puedes poner de más, si lo quieres más dulce)
-esencia de vainilla

Extiende mantequilla en la sartén del horno.


Bate los huevos (a temperatura ambiente) con azúcar.


Añade almendras molidas.


Añade harina tensa. Si quieres un clafoutis muy delicado, utiliza sólo Maicena (100 gramos) sin harina.


Luego añade 2 cucharadas de Maicena (almidón).


Mezcla bien y añade esencia de vainilla (5 gotas). Yo también pongo una cucharadita de semillas de vainilla.


Al final, añade leche y crema. Debería ser un poco más líquido que la consistencia de la masa clásica de crepe. Ajusta la cantidad de leche para obtener esta consistencia.


Engrasa la sartén con mantequilla, espolvorea con harina. Coloca las cerezas (con huesos, recuérdalo) por toda la sartén.


Vierte la masa sobre las cerezas.


Pon la sartén en el horno a 180 grados Celsius durante 20-30 minutos, hasta que la corteza esté bien hecha (comprueba si metiendo un palillo de dientes sale seco) y si está un poco dorado.
Clafoutis es una tarta hinchada cuando se hornea, así que usa un molde suficientemente grande.


Deja que el clafoutis se enfríe a temperatura ambiente. El aspecto final será similar al flan de fruta.


Se sirve caliente, espolvorea con azúcar en polvo si lo deseas.



¡Clafoutis es una tarta que “desaparece” muy rápidamente!


He aquí una porción:



No hace falta decir que la cocina entera olerá a vainilla, cerezas y almendras :)… ¡Increíble!


¡Buen provecho!