Frittata con queso de cabra y espinacas crudas


Tiempo: 
Publicado: 
Categorías:Recetas vegetarianas / Recetas South Beach / Recetas Montignac /




Cuando quieras un almuerzo que te aportará energía para el resto del día pero que es ligero al mismo tiempo, recuerda la deliciosa frittata. La tortilla italiana rica en ingredientes es una solución estupenda para una comida rápida, nutritiva y “ligera”.
Mi propuesta consiste en dejar de lado las salchichas habituales (llenas de componentes químicos, azúcar y conservantes) y “abusa” de productos naturales como el queso y las verduras. Ahora, cuando la espinaca está fresca, es el momento idóneo para consumirla cruda tanto cuanto puedas (no tengas miedo, está deliciosa). El queso de cabra se recomienda para cualquier dieta, especialmente cuando quieres perder peso, porque es más fácil de digerir que los otros. Tiene un contenido graso mucho más bajo, lo que significa que es hipocalórico. Es una fuente natural de calcio, fósforo y vitamina B12. Está recomendado para cualquier edad.
La tortilla se prepara en muy pocos minutos, así que es ideal cuando no tienes tiempo para hacer algo más complicado. La combinación de frittata de espinacas crudas con un vaso de zumo de tomate y con un poco de pimiento fresco (atención a los embases, que sean naturales) es más que bienvenida cuando necesitamos cargar pilar después de un duro día de trabajo.

Ingredientes:
-3 huevos
-100 gramos de queso de cabra
-un puñado de espinacas crudas frescas

Bate los huevos, mézclalos con el queso aplastado. Precalienta una sartén Teflón, engrásala con un poco de aceite de oliva y vierte la composición.


Cubre con una tapadera y deja la frittata hacerse a fuego medio.
Lava las espinacas y escúrrelas bien
Cuando la frittata esté casi hecha, añade las espinacas.


Pliega la frittata y déjala así durante otros 1 o 2 minutos.


Sírvela caliente pero también está muy buena fría (puedes prepararla por la mañana y llevártela al trabajo para el almuerzo).


Junto con zumo de tomate frío (personalmente, recomiendo añadir un poco de pimiento al zumo de tomate y si quieres, puedes añadir un poco de cáscara de naranja para conseguir un sabor único) estamos ante una comida completa y saludable.


La receta va perfectamente con el concepto de la comida lenta o “slow food”. Incluso si se prepara rápido, es importante darle a nuestro cuerpo el tiempo para hacer la digestión y descansar. El concepto de “slow food” surgió en Italia como movimiento en contra de la cómida rápida o “fast food”. Está basada en el uso de plantas orgánicas, semillas y carne libre de componentes orgánicos.
Ya hablaremos en otro momento sobre este concepto y daremos más ejemplos. Hasta entonces:

¡Que aproveche!