Patatas fritas al horno


Tiempo: 
Publicado: 
Categorías:Recetas vegetarianas / Recetas de papas / Recetas Rumania /


5,0 - 0 voturi








Yo sé que todo lo que está bueno es “poco saludable, inmoral o que engorda” y también sé que el acompañante más queridos por todos aunque poco saludable y antidietético es: “las patatas fritas”.
Especialmente cuando encuentras patatas nuevas es una pena no sacar provecho de ellas, es por esto que propongo una solución para satisfacer tu paladar mientras cuidas de tu silueta.
¿Qué piensas de una receta que te permite disfrutar de las patatas fritas sin sentirte culpable?
Esta forma sana de cocinar, utilizando sólo 1-2 cucharadas de aceite de oliva es la clave en las recetas dietéticas. Las patatas fritas al horno es la receta más fácil y el sabor es muy parecido al de las patatas fritas de verdad.
La receta es fácil: tú “fríes” patatas en el horno. Yo estaba escéptica sobre la similitud de gusto así que hice un test sencillo: yo hice 2 platos (uno de patatas fritas clásicas en un baño de aceite y una horneada en la sartén) y el resultado fue más que convincente.
Tanto el sabor como la consistencia son similares, pero las patatas fritas al horno son menos aceitosas (y más saludables).
Si no me crees, ¡pruébalo tú mismo y convéncete!

Pero no perdamos más tiempo y aquí te enseño la receta milagrosa: pela y lava las patatas (6-8 patatas) y córtala a tiras, ponlas en una bandeja en el horno (preferiblemente antiadherente) con 1-2 cucharadas de aceite. Mezcla las patatas en aceite para que estén bien cocidas con aceite de oliva. Sazónalas con una pizca de sal por encima y pon la bandeja en el horno a nivel 3, precalentado a 200 grados Celsius durante unos 20 minutos. Las patatas nuevas se hacen antes.


Cuando estén ligeramente doradas, estarán listas. Si las patatas fritas parece que se queman muy rápido y no están hechas (compruébalas: si el tenedor entra dentro de la patata sin dificultad, está bien hecha), reduce el fuego a 180 grados.


Se sirve caliente con carne, ensaladas, queso rallado, empanados (carne o verduras).
Cuando las sirvas con bacon ahumando y berenjena al horno, las “patatas fritas” son una delicia. Obviamente, puedes añadir sólo una ensalada de repollo nuevo o tomate, para mantener la línea.


Ésta es otra forma deliciosa de disfrutar las patatas fritas. Espolvorea por encima queso rallado, luego una cucharada de salsa de crema agria con un toque de ajo (mezcla la crema con sal, ajo picado y pimienta). ¡Deliciosas!
¡Buen provecho!