Pechuga de pato con salsa de casis


Tiempo: 
Publicado: 
Categorías:Recetas de pato / Top 10 / Plato principal / Recetas francesas /





La pechuga de pato con salsa de casis es una receta tradicional francesa de la que sólo podemos decir: “¡te enamorarás de ella sin remedio!”
Se trata de una receta francesa refinada y elegante que respeta la tipología de la cocina francesa. Seguro que no te equivocarás si decides cocinar pechuga de pato en salsa de casis para una cena romántica. Una receta como ésta es suficiente para dos personas, porque esta comida está hecha para deleitarte (y siempre hay espacio para un postre después de todo, es una cena romántica).
Aquella persona que descubre “la cuisine française”, la conquista para siempre. Es la cocina más fina, sensual y seductora. Es una mezcla mágica de color, sabor y pasión.

Ingredientes:
-una pechuga de pato (aproximadamente 350 g)
-125 gramos de moras frescas
-120 ml de vino tinto
-2 cucharadas de vinagre de vino tinto
-2 cucharadas de licor de casis (crème de cassis)
-4 cucharadas de miel
-especias: pimienta, anís (opcional), pimiento picante.


Primero, mantén el pollo durante unos minutos en agua con una cucharada de vinagre de vino tinto y unos pocos granos de anís.


Luego, lava la carne, corta la piel y la grasa en lugares distintos. Sazónala con sal y con pimienta con el gusto de la piel de naranja (pimienta molida y mezcla con piel de naranja), espolvorea pimentón sobre la piel.


Espolvorea las especias por el plato, coloca el pollo cara abajo (con el lado que no tiene especias por encima) y vuélvelo, de manera que “recoja” todas las especias del plato.


Coloca el pato en el frigorífico durante 2 horas para que se marine.


Mientras tanto prepara la salsa de casis. Pon miel en una sartén y déjala hervir.


Añade vino, vinagre y licor y déjalo hervir.


Lava las moras y escúrrelas.


Añade tres cuartos de moras en la salsa e hiérvelo también a fuego lento.


Cuando se pongan rojas y empapadas, apaga el fuego.


Vierte la salsa de moras en una licuadora y bátela bien.


Cuela la salsa en la olla.


Cuando el pato esté listo, sólo tendrás que calentar la salsa junto con las otras moras.


Fríe la pechuga de pato en un poco de aceite de olive, primero por la parte de la piel. Mantén la tapadera puesta en la sartén mientras se esté haciendo.


Después de unos 5-6 minutos a fuego medio y vuelve la pechuga por el otro lado.


Déjalo así durante otros 5 minutos.


Luego, vuelve a girarlo por el lado de la piel para que se haga mejor.


Estará listo cuando la corteza se ponga de color marrón.


Mientras tanto, calienta la salsa junto con las otras moras sin hervir.


Aparta la carne en un plato y córtala.


Coloca los trozos lo más decorativo que puedas y báñalos con mucha salsa.


Se sirve caliente.


Decóralo con lechuga, utilízala como guarnición.


Lo que vemos es un trozo en el plato:


En este trozo podrás comprobar que está medio hecho:


¡Que aproveche!