Pollo con salsa “tapenade” (pollo al horno con salsa de vino tinto y aceitunas)


Publicado: 
Categorías:Recetas pollo / Top fantasia / Recetas South Beach / Recetas Montignac / Recetas francesas /


5,0 - 0 voturi









Una de las recetas de pollo al horno más deliciosas es la de pollo con salsa de vino tinto, pasta francesa de aceitunas (tapenade) y salsa de tomate. De este modo, preparado en el horno, el pollo sale muy tierno, pero tiene también una corteza deliciosa con sabores provenzales. La combinación de aceitunas negras y salsa de vino tinto y salsa de tomate crea una salsa muy especial, muy similar a la salsa cazador, que eleva a esta preparación a la categoría de trofeo culinario.

Incluso si puede sonar como una receta de la realeza, te recomiendo que la pruebes porque es muy fácil de hacer y muy apetitosa.

Es una receta perfecta cuando quieras escapar un poco de la rutina diaria, cuando quieras sentir el perfume de la Provenza o simplemente quieras unos pocos mimos.

El elegante pollo “tapenade” se presenta a sí mismo con un noble francés con decoraciones y te invita a una interesante cena en el “chateau”… ¿Podrías decirle no?

Ingredientes:
-1 pollo entero
-pasta de aceitunas negras “tapenade” (puedes hacerla en ccasa, mezclando con la batidoras aceitunas sin hueso, hiervas provenzales, ajo y una cucharada de brandy)
-1 taza de rojo triturado
-2 dientes de ajo
-orégano y romero
-pimienta negra
-copos de chile
-aceite de oliva
-sal (opcional) – observa que la pasta de aceitunas ya es salada de por sí


Primero haz el adobo. Mezcla 2 cucharadas de aceite de oliva, zumo de tomate, 3 cucharadas de pasta de aceitunas, ajo picado y pimienta.


Añade orégano y romero.


Impregna el pollo con el adobo con una brocha y frótalo por todas partes.


Añade una taza de agua en un bol en el que hagas el adobo. Ponlo en la sartén, cerca del pollo. Espolvorea copos de chile por encima del pollo.


Cubre la bandeja con papel de cocina para proteger la corteza del pollo.
Introduce la bandeja con el papel de cocina en el horno a fuego lento a 160 grados. Después de una hora, quita el papel de cocina. La corteza se adhiere bien al pollo y no se quema.


Espolvorea el pollo con la salsa de la sartén y vuélvelo a meter en el horno durante 20 minutos hasta que se dore ligeramente. Mientras tanto, échale al pollo la salsa de vez en cuando.


Si tu pollo es grande (el mío pesaba 800 gr), déjalo más tiempo envuelto para que penetre mejor. Cuando esté listo, déjalo unos minutos que se enfríe y decóralo con perejil. Luego sírvelo.


Es muy festivo. Sírvelo con una guarnición de arroz con verduras o puré de patatas.


Huele genial y está tan tierno… ¡merece la pena probarlo!


¡Que aproveche!