Sopa de crema de coliflor


Publicado: 
Categorías:Sopas /




El otoño está ya aquí y es la temporada de las recetas calientes, ricas en verduras, cremosas y generosamente condimentadas con crema agria o queso. Lo ideal para esta estación son las cremas de verduras con o sin sopa de pollo, pero obligatoriamente con crema líquida (puedes poner crema light para no ganar peso).

La receta de hoy es ideal para cenar: sopa de crema de coliflor con pollo y crema agria. Te presentaré la receta básica y luego la variante “fusión” que recomiendo porque es la mejor (verás que no exagero).

Ingredientes:
-pollo (cualquier parte que te guste del pollo, sólo usaremos el jugo de la sopa)
-2 trozos de coliflor mediana
-1 cebolla blanca
-1 zanahoria
-1 taza de crema agria líquida light
-1 diente de ajo
-perejil
-pimienta blanca o negra (si quieres un sabor más picante)
-pimentón para decorar


Lava la carne de pollo. Pon el agua a hervir, añade una cucharada de sal.


Pon la carne a hervir, añade la cebolla pelada (pero entera) y la zanahoria.


Déjalo hervir durante 15 minutos a fuego medio y quita la espuma. Luego, quita la carne y añade la coliflor lavada después de abrirla en ramilletes.


Déjala hervir durante otros 15 minutos hasta que la coliflor esté bien hervida. Quita las verduras. Quita la cebolla y la zanahoria. Tritura la coliflor.


Añade el puré de coliflor sobre la sopa, mueve y sigue cocinando a fuego muy lento. Añade la crema agria líquida y el ajo picado.


Déjalo hervir durante unos pocos minutos más y apaga el fuego. Añade el perejil cortado.


Sirve caliente. Espolvorea pimienta cuando lo sirvas para tener un sabor de pimienta pronunciado. La pimienta, asimismo, le proporcionará a la sopa un aroma más pronunciado, si se espolvorea sobre la sopa justo cuando se sirva.


Esta es la versión sencilla, clásica y rústica. La sopa de crema de coliflor se sirve tradicionalmente con picatostes o croutons.

Haremos dos versiones más elegantes de esta empalagosa sopa de crema.

Primero espolvorea con aceite de oliva unas pocas rebanadas de baguette marrón con ajo en polvo y sal y hazlo al horno hasta que quede crujiente.

Luego haz "la piece de resistance": "Clafoutis aux asperges, mozzarella et jambon" (esto significa: una tarta de espárragos, mozzarella y jamón). Engrasa y empapela con harina 2 vasijas muy pequeñas de ramequin. Ahora empapela con jamón o jamón de pavo a lonchas. Mezcla los espárragos hervidos cortados en pequeños trozos con mozzarella en cubos y masa de crepes espesa (huevos batidos, harina y leche). Rellena los moldes con esta composición de clafoutis. Hornéalo a 180 grados en la parte baja del horno a 20 minutos hasta que el bacon se ponga crujiente y la composición quede como la de una tarta. Puedes poner un poco de mozzarella arriba, suficiente para que se gratine y después estará listo.

Quita el clafoutis de las vasijas de ramequine mientras estén calientes (es muy fácil porque el jamón es como una corteza resistente).

Ahora crea una decoración de fusión: "Ile flotante" (versión de aperitivo de isla flotante caliente, no la clásica que es una tarta).

Pon un cucharón de sopa en un bol, luego coloca los picatostes condimentados (flotarán porque están muy crujientes y rara vez se hundirán en la sopa).

Coloca con gran delicadez el jamón con espárragos y mozzarella en las rebanadas de pan.


¡Admira y disfruta!
Y la versión más elegante de “Ile flotante”: pon sopa, añade un picatoste dentro de la composición caliente de clafoutis para crear verticalidad y una atracción visual para el elemento de la sorpresa. Para más color, espolvorea pimentón sobre la sopa de crema de coliflor. Coloca la sopa de coliflor en la isla.


El estilo fusión te permite cambiar la forma en la que vemos cualquier comida, obteniendo recetas exclusivas, imaginativas y tentadoras. Espero convencerte con los ejemplos anteriores.

¡Que aproveche!