Ternera en salsa de vino tinto y de chocolate


Tiempo: 
Publicado: 
Categorías:Recetas de res / Top 10 / Plato principal / Top fantasia / Recetas South Beach /




Chocolate, vino tinto… ¿qué podría haber más romántico que eso?
El músculo de ternera con vino tinto y salsa de chocolate es una receta apasionante con acento “caliente”, sabor afrodisíaco con una elegante terminación de chocolate fundido y sedoso…
Día de San Valentín es sólo un símbolo, una celebración formal del amor. El Día de San Valentín no consiste en regalarle flores a tu novia porque está de moda, sino cuando muestras un gesto romántico sincero.
Las cenas románticas son más efectivas cuando no se planean (al igual que los regalos).
Si quieres una receta afrodisíaca, especial y refinada, algo atrevido y apetitoso, entonces prueba esta receta no convencional de ternera con vino tinto y salsa de chocolate.
La salsa de vino tinto se ve realzada por la naranja, la canela, la pimienta y los pétalos de flores (rosas de Damasco, aciano, caléndula y lavanda), que crearán un sabor muy especial tal y como el momento que estáis a punto de vivir.
El chocolate negro de gran calidad, fundido en esta poción de amor, aportará una textura sedosa y un aspecto brillante en la salsa de vino tinto.
Quizás ésta es una combinación mágica, porque el resultado seguramente te hechizará…

Ingredientes:
-una pieza de ternera sin grasa
-un vaso de vino tinto seco
-4 pastillas de chocolate negro
-piel de naranja rallada
-un puñado de canela
-pimienta negra recién molida
-pétalos de flores (pétalos de rosa o mezcla de pétalos comestibles) – opcional
-pimientos picantes secos
-ajo molido (opcional)
-sal
-aceite de oliva
-tomillo fresco
-una hoja de laurel


Lava el músculo de ternera, sécalo con una toalla limpia, sazónalo con sal y pimienta.
Fríe el filete de ternera en un poco de aceite de oliva (1-2 cucharadas), añade un poco de ajo molido (no te preocupes porque al final no tendrá demasiado sabor a ajo, si lo añades al principio).


Si la pieza de ternera es espesa, hazla por cada lado durante 7 minutos y cúbrela con una tapadera.


Por último, dale la vuelta por la primera cara y déjalo durante 1-2 minutos.


Saca el filete en papel de aluminio.


Envuelve la carne en el papel de aluminio y sigue haciéndola en el horno a 180 grados durante 10 minutos.




A continuación, haremos la salsa. Éstas son las grandes estrellas de este gran show:


Vierte red vino sobre la salsa de la carne que ha quedado en la sartén. Añade la piel rallada de la naranja, una hoja de laurel, un poco de tomillo fresco, un poco de pimienta (opcional, si la quieres un poco picante), un puñado de canela. Machaca granos de pimienta (no demasiados porque si no estará muy picante) con algunos pétalos de flores y échalos a la “poción mágica”.


Déjalo hervir a fuego alto.


¡Huele genial! Después de 4-5 minutos aproximadamente, reduce el fuego al mínimo.


Filtra el vino.


Ahora podrás hervir esta bebida a fuego lento hasta que reduzca ligeramente.


Ralla chocolate negro y añádelo a la salsa. Muévelo constántemente.


Pruébalo y corrige el sabor, si hiciera falta. Si quieres que sea dulce, añade un poco de miel (yo lo hago). Al final la salsa estará cremosa, brillante y suave.


Quita la ternera del horno.
La salsa de la carne se le puede añadir a la salsa de vino tinto (opcional). Vuelve a hervir la salsa hasta que reduzca.


Coloca la ternera en un plato y pártelo en trozos finos mientras que aún está caliente.


Cuando la cortes, verás que está medio hecha (tal y como queríamos).
Añade la salsa de vino tinto y chocolate, y sírvelo.


A la hora de server: pon 2 trozos en cada plato, riégalos con una gran cantidad de salsa y esparce pétalos de flores por encima. ¡Quedará irresistible!


¡Es mágico!


¡Que aproveche!